854.805.120

658.388.173

recepcion@supermascota.es

Salir a pasear, acompañado de tu perro, contribuye a reducir los niveles de estrés y ansiedad propios del cambio de estación, además de ayudar a tonificar y fortalecer el cuerpo.

Pero también exponemos a nuestro perro a ciertos peligros propios de la naturaleza.

 

Aqui os enumeramos algunas situaciones.

 

Peleas y pérdidas

Podemos encontrarnos con otros animales. Animales dominantes pueden creer que invadan su territorio y si andan sueltos puede haber una pelea. También se puede perder siguiendo un rastro, por ejemplo.

 

Golpe de calor

Los perros no sudan como los humanos para reducir su temperatura corporal. En el golpe de calor la sangre abandona los órganos principales para dirigirse a la piel y eliminar calor. Esto puede derivar en daños orgánicos, en algunos casos, incluso graves.

 

Los signos más habituales: jadeo excesivo, mareos, inconsciencia y temperatura rectal mayor a 39 ªC. Se recomienda acudir a un centro veterinario si se detectan estos posibles casos.

 

Alergias

Los perros, como los humanos, podemos ser alérgicos varios cosas. Las más frecuentes son a: insectos como la pulga, polen, algunas plantas y algunas proteinas, las más frecuentes son al maíz, trigo e incluso pollo.

 

En primavera proliferan parásitos como pulgas y garrapatas. Para evitar posibles infectaciones es recomedable es uso de productos antiparasitarios, como los collares o pipetas...

 

Picaduras de insectos

Los perros son bastante curiosos y utilizan el hocico y la lengua. para descubrir cosas nuevas, por lo que es bastante habitual que se produzcan picaduras, por ejemplo de avispas, y especial atención con la oruga procesionaria, bastante venenosa para nuestro perros. En cualquiera de los cosas debemos estar muy atentos ya que un morro hinchado o con dificultad respiratoria hay que acudir al veterinario más cercano, ya que puede llegar a padecer un shock anafiláctico.

 

¿Los mosquitos pican a los perros?

Especial atención requieren los mosquitos y la enfermedad que puede transmitir. Las más conocida Leishmaniosis o la dirofilariosis o enfermedad del gusano del corazón. La picadura del mosquito transmite un nematodo o gusano que en su vida adulta se aloja en el corazón y, aunque existe tratamiento, puede producir problemas circulatorios e incluso la muerte.

 

Envenenamientos

Es frecuente, es zonas verdes o de cultivo, que se utilicen pesticidas. Si un perro come hierba de esa zona puede intoxicarse, presentando vómitos, apatía, síntomas nerviosos, y en casos graves la muerte. Si aparecen síntomas como los descritos, también hay que acudir al veterinario.